Español

La ‘intolerancia y animosidad’ que los musulmanes exhiben hacia los no musulmanes no es nueva: tiene 1.400 años

El cristiano palestino Bishara Bahbah pinta una imagen sombría de la gran cantidad de cristianos en la Gaza gobernada por Hamas, pero al mismo tiempo describe de manera engañosa una versión poliniana de cómo viven los cristianos palestinos en las partes de Cisjordania gobernadas por la Autoridad Palestina. En esta versión, los cristianos se llevan muy bien con sus “amigos y vecinos” musulmanes. La verdad es muy diferente.

Como parte de su intento de encubrir el trato que reciben los cristianos en la Autoridad Palestina, Bahbah se refiere al Pacto de Umar como “derechos garantizados y obligaciones” de los cristianos en una tierra dominada por musulmanes. Sostiene que “el pacto representa principalmente el compromiso de los musulmanes de respetar y proteger los derechos religiosos y de propiedad de cristianos y judíos”. Muchos eruditos creen que el Pacto de Umar fue una fabricación posterior, pero cualquiera que sea la verdad de cuándo fue compuesto y por quién, difícilmente es un compromiso de los musulmanes “respetar y proteger” los derechos religiosos y de propiedad de los no musulmanes. Es, más bien, una lista exhaustiva de lo que los no musulmanes deben hacer si desean permanecer vivos y poder practicar su fe, en una política musulmana.

Aquí está la lista:

  • Prohibición de construir nuevas iglesias, lugares de culto, monasterios o una nueva celda. También estaba prohibido construir nuevas sinagogas.
  • Prohibición de reconstruir iglesias destruidas de día o de noche, en sus propios barrios o en los situados en los barrios de los musulmanes.
  • Los lugares de culto de los no musulmanes deben tener una elevación más baja que las mezquitas más bajas de la ciudad.
  • Las casas de los no musulmanes no deben ser más altas que las casas de los musulmanes.
  • Prohibición de colgar una cruz en las iglesias.
  • Se debe permitir a los musulmanes entrar a las iglesias (para refugiarse) en cualquier momento, tanto de día como de noche.
  • Obligar a que la llamada a la oración mediante una campana o una especie de Gong (Nakos) sea de bajo volumen.
  • Prohibición de cristianos y judíos de alzar la voz en los momentos de oración.
  • Prohibición de enseñar el Corán a niños no musulmanes.
  • A los cristianos se les prohibió mostrar su religión en público, o ser vistos con libros o símbolos cristianos en público, en las carreteras o en los mercados de los musulmanes.
  • Se prohibieron los desfiles del Domingo de Ramos y Semana Santa.
  • Los funerales deben realizarse en silencio.
  • Prohibición de enterrar muertos no musulmanes cerca de musulmanes.
  • Prohibición de criar un cerdo junto a un vecino musulmán.
  • A los cristianos se les prohibió vender bebidas alcohólicas a los musulmanes.
  • A los cristianos se les prohibió dar cobertura o refugio a los espías.
  • Prohibición de mentir sobre musulmanes.
  • Obligación de mostrar deferencia hacia los musulmanes. Si un musulmán desea sentarse, los no musulmanes deben levantarse de sus asientos y dejar que el musulmán se siente.
  • Prohibición de predicar a los musulmanes en un intento por convertirlos del Islam.
  • Prohibición de impedir la conversión al Islam de quien quiera convertirse.
  • La apariencia de los no musulmanes debe ser diferente a la de los musulmanes: prohibición de llevar Qalansuwa (una especie de cúpula que solían usar los beduinos), turbante beduino (Amamh), zapatos musulmanes y fajín en la cintura. En cuanto a sus cabezas, se les prohibió peinarse de lado como es costumbre musulmana, y se les obligó a cortarse el cabello en la parte delantera de la cabeza. Los no musulmanes no imitarán la forma de hablar árabe-musulmana ni adoptarán las kunyas (nombre árabe, como “abu Khattib”).
  • Obligación de identificar a los no musulmanes como tales cortándoles el copete de la cabeza y vistiéndose siempre de la misma manera, vayan donde vayan, atando el zunnar (una especie de cinturón) alrededor de la cintura. Los cristianos deben usar cinturones o turbantes azules, los judíos deben usar cinturones o turbantes amarillos, los zoroastrianos deben usar cinturones negros o turbantes, y los samaritanos deben usar cinturones o turbantes rojos.
  • Prohibición de montar animales en la costumbre musulmana y prohibición de montar con silla de montar
  • Prohibición de adoptar un título de honor musulmán.
  • Prohibición de grabar inscripciones árabes en sellos.
  • Prohibición de cualquier posesión de armas.
  • Los no musulmanes deben acoger a un transeúnte musulmán durante al menos 3 días y alimentarlo.
  • Los no musulmanes tienen prohibido comprar un prisionero musulmán.
  • Prohibición de tomar esclavos asignados a musulmanes.
  • Prohibición a los no musulmanes de dirigir, gobernar o emplear a musulmanes.
  • Si un no musulmán golpea a un musulmán, su protección Dhimmi se elimina.
  • A cambio, el gobernante musulmán proporcionará seguridad a los creyentes cristianos que sigan las reglas del pacto.

¿Quién, leyendo esta lista, piensa que en la actual “Palestina” (es decir, los territorios de Gaza y la Autoridad Palestina), el Pacto de Umar “representa principalmente el compromiso de los musulmanes de respetar y proteger los derechos religiosos y de propiedad de los cristianos y judíos”? Es una lista que coloca a los cristianos firmemente en su lugar permanentemente inferior, donde deben adherirse estrictamente a decenas de reglas que enfatizan su inferioridad con respecto a los musulmanes, o si no, pierden su seguridad, lo que puede significar que pueden ser asesinados. Por supuesto, la mayoría de estas restricciones ya no se imponen, pero la atmósfera que crearon hace mucho tiempo, es decir, una actitud de desprecio musulmán por los cristianos que ha durado tanto como el propio Islam, permanece y explica por qué los cristianos en tierras musulmanas nunca son tratados como iguales, pero aún sujetos a una serie de discapacidades y amenazas. Piense en cómo los cristianos en Pakistán, en Nigeria, en Egipto, en Irán viven todos con miedo a los vecinos musulmanes. ¿Y cómo podrían ser diferentes las actitudes musulmanas, dado que el Corán les enseña que son “los mejores pueblos” (3: 110) mientras que los no musulmanes son “los seres creados más viles”?

Recuerdo que cuando era niño en la Ciudad Vieja de Jerusalén, el Ramadán era una de nuestras fiestas favoritas. Compartimos comida con nuestros vecinos musulmanes; vimos juntos las mejores telenovelas árabes; y nos encantó escuchar la voz de Mussaher, la persona que da vueltas antes del amanecer para despertar a la gente y comer antes de que comience el ayuno. Y recuerdo los buenos deseos de nuestros amigos y vecinos musulmanes cuando celebramos la Navidad.

Bishara Bahbah puede tener buenos recuerdos de la infancia de haber crecido en un vecindario mixto, donde los cristianos compartían comidas de Ramadán con musulmanes y los musulmanes ofrecían “buenos deseos” en Navidad a sus amigos cristianos, pero él le da demasiada importancia. Esta evidencia anecdótica prueba solo que algunos musulmanes que él conocía estaban dispuestos a violar el mandato del Corán en contra de tomar a cristianos como amigos, y la regla de que no reconocen, ni siquiera en un saludo, las fiestas religiosas de los infieles. Pero seguramente sabe que hay cientos de millones de musulmanes que no serían tan complacientes, y son ellos, no esos “amigos y vecinos musulmanes” de la infancia que ofrecieron buenos deseos en Navidad, los que tienen razón islámica.

Hamas, a usted le digo, nosotros los cristianos palestinos siempre hemos sido parte integral de la sociedad palestina. Somos parte integral del tejido del país. Amamos nuestra tierra y nuestra nación más que tú. Sirves a una potencia extranjera, Irán, contrabandeando armas inútiles y disparándolas a las órdenes de tus amos ”.

Bishara no se equivoca al vincular a Hamas con Irán, que ahora le proporciona misiles y cohetes. Pero su reiterada insistencia en que “los cristianos palestinos siempre han sido una parte integral de la sociedad palestina” es una ilusión. Si siempre hubieran sido una “parte integral” de la sociedad palestina, no habrían sido objeto de tantos ataques a iglesias, pastores, fieles cristianos. No abandonarían los territorios de la Autoridad Palestina y Gaza en tal número.

Su actitud intolerante hacia los cristianos palestinos lo descalifica como un partido político legítimo en la política palestina. Su fanatismo trajo intolerancia y animosidad entre nuestro pueblo. Pase lo que pase, liberaremos al pueblo de Gaza, tanto musulmanes como cristianos, de sus despóticas garras. Los que te apoyaron serán descartados como traidores y colaboradores racistas. Ha perdido toda apariencia de legitimidad a los ojos del pueblo palestino y del mundo. No representan a nadie más que a ustedes mismos.

Es una pena que no exista un puente terrestre entre Cisjordania y Gaza que permita a las fuerzas de seguridad palestinas marchar hacia Gaza y librarse por la fuerza del cáncer llamado Hamas. Y los que lo apoyan y financian y los que lo capacitan y protegen a sus líderes son tan culpables como usted.

Que sea una lección para cualquiera que intente insultar, marginar o menospreciar a los cristianos palestinos, ya sea desde dentro o desde fuera: llegará el día en que los palestinos – musulmanes y cristianos y muchas personas en todo el mundo – librarán a Gaza de usted y su tiranía. .

Ah, y Feliz Navidad.

A Bishara Bahbah le agrada creer que solo Hamas en Gaza ha logrado estropear las cálidas relaciones entre cristianos palestinos y musulmanes. La “intolerancia y animosidad” que los musulmanes exhiben hacia los no musulmanes no es nueva: tiene 1.400 años. Su creencia fantástica, suponiendo que realmente se haya convencido de ello, de que los musulmanes y cristianos palestinos siempre se han llevado a las mil maravillas hasta que llegó Hamás para estropear, en Gaza, esa armonía histórica, es falsa. Hay muchos hechos que cuentan una historia diferente de las relaciones entre cristianos y musulmanes.

Éstos son algunos de esos hechos:

Nablus fue el hogar de más de 3.000 cristianos hace apenas 40 años; ahora solo quedan 700 en la ciudad.

Tulkarm tenía una comunidad de 2000 cristianos hace 30 años; ahora cuenta con 12 familias. “Nos estamos preparando para mudarnos al extranjero a un lugar donde podamos vivir una vida mejor, como dijo el reverendo Dahoud Dimitry, director de la Iglesia Ortodoxa Griega Saint George de Tulkarm, que fue incendiada en los disturbios de septiembre de 2006 luego de las publicaciones de las caricaturas de Mahoma en los periódicos daneses.

La población cristiana de Belén ha caído al 14% de la población, del 85% en la década de 1950, al 40% en 1997, al 14% en la actualidad. Los cristianos de esa ciudad aún no han olvidado el asedio de la Iglesia de 1.400 años de antigüedad. la Natividad, el lugar de nacimiento de Jesús, por 100 milicianos leales al presidente de la Autoridad Palestina, Yasser Arafat, en 2002. Los terroristas musulmanes tomaron como rehenes a docenas de cristianos, incluidos sacerdotes y monjas, profanaron biblias, vaciaron las arcas de la iglesia e iluminaron secciones de los siglos de antigüedad iglesia en llamas. La ex alcaldesa de la ciudad, Hanna Nasser, ha predicho sin rodeos que “no hay futuro para los cristianos en Belén”.

El reverendo Tomey Dahoud, jefe de la Iglesia Ortodoxa Griega en Taubus, una ciudad cerca de Jenin, ha dicho: “El pueblo islámico quiere matarnos. Ese es su principio y creencia. No quieren cristianos en este país. No quieren escuchar nuestros nombres; no quieren vernos. Esa es la realidad “. Su iglesia fue bombardeada en los disturbios de septiembre de 2006.

Incluso en Ramallah, que se considera la ciudad más liberal bajo control palestino, las amenazas contra los cristianos son un lugar común. El pastor Isa Bajalia, un pastor evangélico árabe-estadounidense, que había estado viviendo en Ramallah desde 1991 con su esposa e hijo, fue amenazado repetidamente por un oficial de seguridad de Fatah de la milicia Tanzim. El funcionario exigió 30.000 dólares por protección. Como resultado de las amenazas, Bajalia se vio obligado a huir a Jerusalén, donde vive a salvo bajo el dominio israelí.

Las relaciones entre cristianos palestinos y musulmanes, a pesar de lo que Bishara Bahbah quiere que creamos, se han deteriorado constantemente no solo en Gaza, sino también bajo el gobierno de la Autoridad Palestina.

Bahbah tiene razón al sostener que la situación de los cristianos en Gaza ha sido especialmente precaria desde que Hamas tomó el control en enero de 2006, con la imposición de la sharia, o ley islámica. Los ataques contra los cristianos se han convertido en algo común. Ha habido varios ataques con bombas contra iglesias y la Escuela del Rosario Zahwa en las afueras de la ciudad de Gaza. Pero debería haber admitido también que en los territorios de la Autoridad Palestina, y en todo el mundo musulmán, la posición de los cristianos es difícil, precaria y, en algunos lugares, intolerable.

Si Bishara Bahbah se hubiera atrevido a decir la verdad, habría escrito algo como esto:

“Recuerdo que desde mi niñez me llevaba bien con mis vecinos musulmanes en Jerusalén. Afortunadamente, procedían de familias tolerantes que se negaban a seguir los mandatos coránicos de no hacerse amigos de cristianos o judíos. Tuve suerte, porque ciertamente hay muchos musulmanes que no son tan tolerantes, como es evidente por las amenazas y ataques a pastores, iglesias y cristianos individuales en todos los territorios gobernados por la Autoridad Palestina y, con mayor frecuencia, en Gaza. Y en cada una de las comunidades donde hay cristianos, en Nablus, Tulkarm, Taubus, Ramallah y, especialmente, en Belén, su número ha disminuido constantemente, prueba irrefutable del acoso y la persecución que han sufrido.

“Es cierto, sin embargo, que si las condiciones para los cristianos en Cisjordania son malas, son mucho peores en la Gaza gobernada por Hamas. 5,000 cristianos en 2006 se han reducido a 750 hoy. Se ha impuesto la sharia. Se han bombardeado iglesias cristianas y al menos una escuela cristiana. En unos años no quedarán cristianos en Gaza, testimonio de lo que han tenido que soportar y que los llevó a todos, finalmente, a huir. Algunos de ellos se van al extranjero, a Canadá o Australia. Algunos encuentran refugio en Israel, que es el único lugar en el Medio Oriente donde los cristianos pueden practicar libremente su religión y tener su seguridad garantizada por el gobierno ”.

Eso es lo que debería haber escrito Bishara Bahbah. Pero, ¿podría haberse permitido alguna vez entregar tales verdades? No seas tonto.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s